A propósito del resultado del plebiscito de salida

Odoo • Imagen y texto

La próxima propuesta debe ser pluralista, con convicción y visión de futuro.


Por Wenceslao Cortez Gálvez

Sin dudas que debemos ser responsables, cautos, informados y proactivos ante la nueva opción de generar una  Constitución para Chile, esta debe ser sin odio, soberbia, rencor, descalificaciones, humillaciones, declaraciones y actos desafortunados.

Espero y confío en las alturas de miras, no imponer, respetar a los que pensamos distinto, basta de funas y faltas de respeto, no más que las autoridades hagan lo que quieran, que asuman responsabilidades.

Terminemos con las mafias políticas, dobles discursos, decir, por ejemplo,  que no habrá contrataciones de amistades para luego aparecer una lista de cercanos con sueldos millonarios, dedicarse a instalar su pensamiento en horas de trabajo, no responder a dictámenes de la contraloría, poner nombres personalizados a estamentos del Estado,  indicar que son errores administrativos a situaciones graves.

Chao actos a costa de costos, desmarcarse de lo que hacen y resulta mal, culpar a otras y otros, perseguir a funcionarios públicos por no ser de la línea de los gobernantes, creer que son dueños de la verdad, autoridades  coprólalicas.

Ciertamente,  a mi parecer,  esta votación es un llamado de atención. Necesitamos construir entre todas y todos, reconocer capacidades y aportes, debemos cuidar a Chile, a  Valparaíso, escuchar realmente a las personas, valorar y ser objetivos.

La próxima propuesta debe ser pluralista, con convicción y visión de futuro, segura, sin miedos, que aborde temas que cubran a todas las personas y a todo el territorio. Que fortalezca la participación ciudadana, mejora en acciones sociales, educación, viviendas, salud, pensiones de verdad, ese es el país que deseo, quiero y por el cual  trabajaré.